jueves, 18 de julio de 2024

Olga Orozco: PARA HACER UN TALISMÁN

 
Olga Orozco
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

Se necesita sólo tu corazón.
Hecho a la viva imagen de tu demonio o de tu dios.
Un corazón apenas, como un crisol de brasas para la                     
                                                                /idolatría.
Nada más que un indefenso corazón enamorado.
Dejalo a la intemperie,
donde la hierba aúlle sus endechas de nodriza loca
y no pueda dormir,
donde el viento y la lluvia dejen caer su látigo en un golpe de
                                                          /azul escalofrío
sin convertirlo en mármol y sin partirlo en dos,
donde la oscuridad abra sus madrigueras a todas las jaurías
y no logre olvidar.
Arrojalo después desde lo alto de su amor al hervidero
                                                              /de la bruma
ponelo luego a secar en el sordo regazo de la piedra,
y escarbá, escarbá en él con una aguja fría hasta arrancar 
                                    /el último grano de esperanza.
Dejá que lo sofoquen las fiebres y la ortiga,
que lo sacuda el trote ritual de la alimaña
que lo envuelva la injuria hecha con los jirones de 
                                                   /sus antiguas glorias.
Y cuando un día un año lo aprisione con la garra de un siglo,
antes que sea tarde,
antes que se convierta en momia deslumbrante,
abre de par en par y una por una todas sus heridas:
que las exhiba el sol de la piedad, lo mismo que el mendigo,
que plaña su delirio en el desierto,
hasta que sólo el eco de un nombre crezca en él con la furia                 
                                                                   /de hambre;
un incesante golpe de cuchara contra el plato vacío.
Si sobrevive aún,
si ha llegado hasta aquí hecho a la viva imagen de tu            
                                               /demonio o de tu dios,
he ahí un talismán más inflexible que la ley,
más fuerte que las armas y el mal del enemigo.
Guardalo en la vigilia de tu pecho igual que a un centinela.
Pero velá con él.
Puede crecer en vos como la mordedura de la lepra,
puede ser tu verdugo.
¡El inocente monstruo, el insaciable comensal de tu muerte!


Olga Orozco (Toay, La Pampa, 1920- Buenos Aires, 1999) Poeta, periodista, actriz teatral. Escribió durante varios años el horóscopo del diario Clarín.
 
 




Leopoldo Marechal: Tres Poemas Sobre La Pasión

 
Leopoldo Marechal
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         

MATER

Llorando estaba la madre
               (y el Hijo arriba)
lloraba junto a la cruz
               (y entre tantas espinas)

La Madre lloraba sombra
               (y el hijo arriba)
cuando nacía la luz
               (y entre tantas espinas)


CRUCIFIXIÓN

Ya lo devuelve al árbol
               (y están ciegos)
de la delicia primera
               (con espinas y hierros)

ya lo convierten en fruta
               (y están ciegos)

ya rié la primavera
               (con espinas y hierros)


LA FRUTA

De su costado abierto
manaba el agua.

(¡Qué sabías, lancero,
de las frutas del  cielo!

Y se trocó la noche
por la mañana

(Lancero, ¿qué sabías
de la fruta perdida?).


Leopoldo Marechal (Buenos Aires, 1900-1970) Poeta, novelista, dramaturgo, ensayista y docente.
 










                                                                                                                      

domingo, 14 de julio de 2024

Paul Celan: Fuga de Muerte

 
Paul Celan
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

Negra leche del amanecer la bebemos al atardecer
la bebemos al mediodía, a la mañana, la bebemos a la noche
la bebemos bebemos y bebemos
estamos cavando una amplia tumba en el firmamento para yacer allí
Un hombre en la casa juega con las serpientes él escribe
él escribe a Alemania cuando cae la noche tus dorados cabellos
                                                                           /Margerete
él lo escribe y se aleja de la casa las estrellas titilan
    silba despertando a su jauría
él silba exige la presencia de sus judíos ordena cavar una tumba
                                                                                 /en la tierra
nos ordena tocar para la danza

Negra leche del amanecer te bebemos al atardecer
te bebemos al mediodía, a la mañana, te bebemos a la noche
te bebemos bebemos y bebemos
Un hombre en la casa juega con las serpientes él escribe
él escribe a Alemania cuando cae la noche tus dorados cabellos
                                                                           /Margerete
Tu cabello ceniciento Sulamita estamos cavando una espaciosa tumba     
                                                         /en el firmamento para yacer allí

Él grita ustedes hundan más profundo las palas en la tierra 
     /y los otros que canten y hagan música
él saca su bastón de metal de su cintura lo agita en el aire
                                        /y azules son su ojos
ustedes caven hundan con energía sus palas y ustedes continúen             
                                                   /tocando la melodía  para el baile

Negra leche del amanecer te bebemos al atardecer
te bebemos al mediodía, a la mañana, te bebemos a la noche
te bebemos bebemos y bebemos
un hombre en la casa tu dorado cabello Margarete
tu cabello ceniciento Sulamita él juega con las serpientes

Él grita toquen con más dulzura la música de la muerte 
                      /la muerte viene como un amo de Alemania 
él grita saquen notas más oscuras de las cuerdas de sus instrumentos
               /y como humo ustedes ascenderán al firmamento
 tendrán allí una tumba en las nubes un sitio espacioso 
                                                               /para yacer allí

Negra leche del amanecer te bebemos a la noche
te bebemos al mediodía la muerte llega como un amo de Alemania
te bebemos al anochecer y a la mañana te bebemos y bebemos
un amo de Alemania la muerte llega con ojos que son azules
con una bala de plomo dará en el blanco acertará en tu cabeza
un hombre en la casa tu dorado cabello Margarete
nos persigue con sus perros en el cielo nos da una tumba
él juega con las serpientes y sueña que la muerte viene como un amo
                                    /de Alemania   

Tu cabello dorado Margarete
tu cabello ceniciento Sulamita.

Paul Celan (Bukovina, 1920- París, 1970)

(Versión Edmundo Kirk. After translations  by John Felstiner, Pierre Joris, Christopher Middleton and Michael Hamburger)


  
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

viernes, 5 de julio de 2024

Eduardo Dalter: Poemas

         

Eduardo Dalter

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       



CARACOLES SOBRE LA REPISA 

Yo nunca jamás viví en Güiria ni pernocté en Irapa
ni conocí las remotas costas de Macuro,
aunque estas fotos desteñidas me desmientan.
Tampoco comí carne asada con yuca en los bordes
del Manzanares, en las noches tibias del Caribe, 
aunque por años estuvieran sobre la repisa 
tres extraños caracoles y una moneda que alguien
tomó por suya y se llevó. Tampoco regresé en la mañana
un día nublado de octubre o de noviembre
pareciera en verdad que siempre estuve aquí
entre estas ocho paredes, también desteñidas, mirando 
cómo la vida imagina, alumbra y nos sopla
como a una hoja que el viento esconde finalmente 
en algún paisaje donde nunca llega el sol.
          

ALFOMBRAS 

No toques por favor el alfombrado de la vida
no lo toques, no lo toques,
y no intentes acomodarlo ni levantarlo un momento, 
porque es muy probable que te aparezca
un cuerpo que aún no pudo cerrar los ojos
y algo así como un río infecto de papeles amarillos... 

 
OLVIDADA MAR DE LAS HORAS 
(o una especie de ciega guerra silenciosa) 

Es como si se estuviera en un bote frágil, 
sin avanzar, sin retroceder, y sin oleaje,
casi sin antes, sin después (o sin ahora) 
y olvidado del mundo, desentendido 
y extrañamente tenso y opaco a la vez, 
flotando, flotando, sólo flotando
lejano de toda orilla y todo puerto
divisando, sí, recordando historias íntimas,
pero que parecen de otro mundo,
desparramadas, descoloridas o disueltas,
y unas pocas aburridas de haber sido
mientras se oyen ecos extraños de muy lejos,
y temiendo en una hora y otra, o quizá minutos,
la irrupción del gran oleaje oscuro, 
ése que viene a dar el frío abrazo,
lejano de todo dios y toda luz como testigos... 
 
  
POEMA DE LAS SEIS PALMERAS 

A Caurantica se podía llegar caminando
a la hora en que el sol aún no quemaba, bien pegados
a la banquina, al costado de los terrenos pedregosos,
y mirando allá al oloroso, infinito mar en las subidas.
Siempre era emocionante descubrirlo en su brillantez, 
cada día con un tono distinto, como los tonos
de nuestras vidas, tan sacudidas y solas estos meses.
Hasta que después de atravesar La Salina
cruzarnos con algunos cochinos sueltos y alguna
rápida lagartija, arribábamos a la playa más insólita,
rica en destellos varios y en murmullos,
encendíamos un cigarrillo y nos poníamos a admirar
con el tiempo a favor, y lejos ya de todos
los desconciertos y acechos del mundo,
a la increíble, relumbrante maravilla. 


  
Eduardo Dalter (Buenos Aires, 1947) Poeta, investigador y difusor cultural. Colaboró en las revistas culturales “Crisis” de Buenos Aires, “Shantih Magazine” de Nueva York, “Casa de las Américas” de La Habana, “Revista Nacional de Cultura” de Caracas, “Alero” de la Universidad de Guatemala, entre otras. En la dictadura militar vivió en el Oriente venezolano y en la ciudad de Maracaibo. Dirigió la revista de poesía latinoamericana “Cuaderno Carmín”.  Algunos de sus poemarios: “Aviso de empleo”, 1971; “Las espinas del pescado”, 1973; “En las señales terrestres”, 1975; “En la medida de tus fuerzas”, Ediciones Cantaclaro, Maracaibo, 1982; “Versus” (1971-1984), incluye “Estos vientos”, 1984; “Silbos”, 1986; “Hojas de sábila”, 1992; “Aguas vivas”, 1993; “Las costas del golfo”, Ediciones Mucuglifo, CONAC, Mérida, 1995 (el autor residió en Güiria, poblado costero venezolano, durante 1977 y 1978 y a esa experiencia corresponden los textos); “Mareas”, 1997; “N. Y. Postales para enviar a los amigos”, 1999; “Almendro de naufragio”, 2000; “Bocas baldías”, 2001; “Marcha de los desocupados”, 2002; “El mercado de la muerte”, 2004; “Macuro”, 2005; “Hojas de ruta” (1984-2004), 2005; “Canciones olvidadas”, 2006; “7 poemas”, 2007; “Cuatro momentos”, 2009; “Dos cigarrillos para Eliot”, 2015. Y en soporte digital: “18 poemas”, 2015, y “21 poemas – La hora de los zorros”, 2016. En prosa (estudios, antologías): “El periódico Alberdi y sus poetas”, 2000; “Historias, personajes y leyendas de Villa Luzuriaga”, 2011; “Harlem: los blues de la historia” (Un siglo de poesía), Editorial Leviatán, 2014; “Viento Caribe” (Poesía de Guadalupe, Guayana, Martinica y Haití; selección e investigación en coautoría con María Renata Segura), Editorial Leviatán, 2014, entre otros.
 


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

martes, 2 de julio de 2024

Diane Di Prima: Poemas

             

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

CARTA REVOLUCIONARIA
(A Bob Dylan)

4.

Si las dejan solas las personas
se dejan crecer el pelo.
Si las dejan solas
se sacan los zapatos.
Si las dejan solas hacen el amor
duermen tranquilamente
comparten mantas, marihuana y niños
no son perezosas ni tienen miedo
plantan semillas, sonríen, hablan
unas con otras. La palabra
toma su lugar: un toque de amor
en la mente, el oído.

Regresamos con el mar, las mareas
regresamos todos los años como las hojas, numerosos
como la hierba, gentiles, insistentes, recordamos
la manera en que
nuestros niños pequeños se tambalean descalzos
por las ciudades del universo.


SERIE DE WYOMING

En octubre todos los bodhisattvas vienen a Wyoming
duermen junto a los cazadores en moteles
cuando despunta el día rondan por manantiales y acequias
advirtiendo en voz baja a los antílopes.

En octubre los cazadores se sienten bien, con el calor de la sangre
el calor del whisky y con poder hacer el amor una vez más 
a sus mujeres, que los acarician con astas aún rojas en el tocón.
Una emoción salvaje inunda a los hombres cuando entran.
Rugen como pumas.
Las mujeres tienen gusto a sangre
por dentro y por fuera.

Al amanecer los bodhisattvas vienen a Wyoming
se paran junto a las camas de los moteles, recogen
de esos amores furiosos, vapores
que transforman en puro pesar
en elixir de plata que atrapan 
en pequeños frascos
para derramar sobre los cuerpos sin cabeza de los antílopes
en los pliegues de las salvajes, armoniosas colinas.


ALGUNOS BOCETOS DE LA LOBA

*

camina en blue jeans al bar
de la esquina; baila
con las mujeres viejas, los ojos de los hombres
se iluminan, piden vino,
el aserrín vuela bajo sus pies, sus zapatillas
golpean suavemente el piso,
su pelo ralo cae a veces
sobre su rostro

si no fuera por el anillo de piel
alrededor de sus tobillos
justo arriba de sus zoquetes
nadie 
adivinaría su nombre


(Versiones Patricia Ogan Rivadavia)



DIANE DI PRIMA
(Nueva York, 1934- San Francisco 2020) Poeta, dramaturga, editora, docente, fotógrafa y artista plástica. En 1955 entrevistó diariamente durante dos semanas a Ezra Pound (“il miglior fabbro, T.S. Eliot dixit), detenido entonces en el St. Elisabeth’s Hospital, con el fin de analizar su poética.  Asimismo inició un intercambio epistolar con Lawrence Ferlinghetti y Allen Ginsberg. Coeditó junto a Amiri Baraka (Leroy Jones) la revista literaria The Floating Bear (1961). Por textos publicados en la misma que fueron considerados obscenos, fue arrestada por el FBI. Fundó el Teatro de poetas de Nueva York y desarrolló diversos proyectos editoriales. En 1967, con sus hijos a cuestas, recorrió en una Kombi Volkswagen su país en un viaje de 32.000 kilómetros, realizando lecturas de poesía en discotecas, bares, frente a comercios, universidades y galerías de arte. En 1968 se muda a San Francisco, donde trabajó varios años en el Programa de Poesía en las Escuelas, estudió zen con el maestro Susuki y fundó el Instituto de Artes Mágicas y de Sanación cuyo objetivo era estudiar las tradiciones espirituales de Occidente.  Publicó más de una treintena de volúmenes de poesía siendo sus Cartas revolucionarias y Loba sus libros más difundidos. Ferlinghetti sostuvo que Loba entroniza nuevamente a la mujer, salvo que en esta ocasión, a diferencia del pasado, lo logra ella misma.En 2009 fue Poeta Laureada de la ciudad de San Francisco

Hadaa Sendoo: Poemas

                                                                                                                                                                              
Hadaa Sendoo

 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     
 
FIRMAMENTO ROJO 

Pequeñas gotas
como leche, iluminadas

penden de las carpas
bajo el rojo firmamento
del amanecer

 
LA ESTEPA DE BAYANZURKH STEPPE

Hay cosas que todavía recuerdo
como las pequeñas gotas de lluvia
en las noches de verano
cayendo dentro de la carpa
desde la abertura superior.

Eran como leche materna
que fluía dentro de mi cuerpo.
Y ahora cuando cierro mis ojos,
una luna, está justo sobre 
un camello de dos jorobas.

 
UN RINCÓN DE LA TIERRA

El amanecer con su silencio
del color de una gacela
sangre sobre una tierra en llamas

El viento está regresando
gotea el rocío de la mañana,
y yo estoy parado sobre el pasto
con mis tradiciones.


PÁJAROS Y LAGO

Los pájaros 
sufrieron los lagos secos
y murieron de sed

Las personas hallaron la muertes
sin un sitio donde ser enterradas

El sol estaba cubierto por niebla
las ciudades lucian un rostro triste
mientras las heridas interiores del mundo
parecen estar todas relacionadas con la oscuridad.


1991

Es un buen año
las palomas surcan el cielo
y no demasiado lejos
los caballos salvajes
aparecen como relámpagos.

Lágrimas de alegría caen
dentro de la profundidad de las estepas
en este momento, 
cuando las tropas soviéticas se han retirado.
La noche en Ulan Bator está en silencio.

 
PRESENTACIÓN

Si debo presentarme
declararé que estoy
junto a mis ancestros hunos
o del mito del lobo azul o del ciervo blanco.

Si me preguntan donde están mis raíces
contestaré que mis raíces están
en el cielo, los ríos, los árboles
y en la extendida estepa


Hadaa Sendoo nació en Mongolia en 1961 y es un reconocido y premiado poeta y traductor mongol. Sus poemas han sido traducidos a 30 lenguas. Ha recibido los reconocimientos: Creative Giant Award (India, 2008), World Poetry Ambassador to Mongolia (2009), World Poetry Gala, Vancouver  y el Premio de la Unión de Escritores de Mongolia. Ha publicado diez libros de poesía, entre ellos: Rock's song, 1996; The earth's words, 2000; Steppe, 2005; Come Back to Earth, 2009. En 2006, creó el innovador Almanaque Mundial de Poesía, que continua editando anualmente. Miembro de la Unión de Escritores de Mongolia.