martes, 8 de noviembre de 2011

Edgar Bailey: Poemas.

    


Edgar Bailey (Buenos Aires 1919-1990)





















Último acto

El señor R. y su señora han salido del teatro antes de que
finalizara el espectáculo. El frío es intenso. El matrimonio
camina lentamente. Al llegar a una esquina una joven vestida
pobremente les pregunta la hora. El señor R. responde con
una ligera sonrisa: Es la hora del sueño.
Entonces la joven se dirige al teatro, penetra por la entrada
de los artistas y sube al escenario donde dice su papel en el
último acto de la obra. El señor y la señora R. siguen su
camino.

Un crucigrama

¿Puedo hacerle una caricatura, un crucigrama, un jeroglífico,
     un horóscopo? Es muy delgado y viejo, pero la piel es joven.
     Los ojos son verdes y vivaces. El traje, con grandes lampa-
     rones, le queda grande. La tela es gruesa, a rayas. No lleva
     medias y los zapatos deformados y enormes tienen las puntas
     comidas. Insiste. Finalmente aceptamos que nos haga un
     crucigrama. Se sienta contento a nuestra mesa. Nos pre-
     gunta nuestros nombres, nuestras palabras preferidas. Por
     bromear Enrique dice que prefiere la palabra miseria. El
     viejo ríe, desdentado, suelto. Se atora, tose, enrojece. Se
     calma y vuelve a reir. Y no ríe por nadie en particular. Ríe
     por nosotros, por él, por todos.

La tarjeta

Entro en una oficina del Departamento de investigaciones
     Científicas. Mi hermano me ha encomendado una ges-
     tión. Tengo que ver a un funcionario y en cierta manera
     participar de una investigación. Me atiende un empleado
     y me pide mi tarjeta. le digo que no tengo. “Hay que
     tener”, me responde. Y me muestra una tarjeta suya im-
     presa en caracteres góticos. “Una como ésta, ¿entiende?”
     Asiento, guardo la tarjeta en un bolsillo y salgo. En la
     calle una señora de cierta edad me detiene y me mira con
     una mezcla de asombro, alegría y pena. Ocurre que le
     recuerdo mucho a su difunto esposo. Quedo confundido y
     para salir del paso le entrego la tarjeta con caracteres gó-
     ticos que acaban de darme.


Edgar Bailey –Maldonado- (Buenos Aires 1919-1990) Poeta, ensayista, narrador y  traductor. En Poesía publicó entre otros títulos: En común; La vigilia y el viaje; Ni razón ni palabra; El día y Celebraciones; reunidos en Obra poética (1976). A partir de  En común, publicado en 1949, Bailey ensaya una ruptura definitiva respecto de la poética de la Generación del Cuarenta y,  al igual que  sus contemporáneos,  Cesár Fernández Moreno, Alberto Girri, Roberto Juarroz, Ricardo Zelarayán y Alfredo Veiravé, desarrolla nuevas perspectivas para la poesía argentina.
Escribió junto a su hermano el artista plástico y diseñador  Tomás Maldonado  el Manifiesto Invencionista ( 1945).