miércoles, 16 de enero de 2019

Ignacio B. Anzoátegui: JITÁNJAFORA de la Reyna Ysabel de Francia ausente del Rey Felipe Nuestro Señor



Ignacio B. Anzóategui




























                                                                     y del silencio que guardaba el prado
                                                                       con labios de claveles se reía”

                                                                                                                         Góngora


Copla Belisa pulula,           
pula Belisa la copla,
cínfora clave modula
para jolifa xilopla.

Laude Fileno regula,
régula túlica exopla:
frínive labio  bajula.
ionfa la síngula jopla.

Gauda de xílara culínea,
trompa de Belisa en la nieve,
jéfalo flauta femínea:

limpia rejúndula eluncio,
flauta la plúmola leve,
y alza la pluma de nuncio.

Revista Número, Nº 1, Enero 1930, Buenos Aires.

Ignacio B. Anzoátegui: (La Plata, 1905- Buenos Aires, 1978) Poeta y ensayista.

Lola Koundakjian: Poema


Lola Koundakjian



















A la busca de Rilke en el Museo Metropolitano de Arte
Luego de leer Torso arcaico



Una tarde de domingo, el último indolente fin de semana del verano, me escapé hacia los frescos, luminosos pasillos de aquella institución de arte. Iba en busca de Apolo o Rilke.

En el ala helenística y romana encontré Hermes, Eros, Hércules, descabezados torsos de jóvenes, centauros, atletas y héroes. Di vuelta alrededor en cada estatua y féretro, y leí las cédulas y descripciones.

Ya en desesperación, le pregunté a la vigilante pero ella no tenía ni idea.

Lo busqué en un cubiculum nocturnum (o sea dormitorio), en galerías, en los rostros y lentes de las cámaras de los turistas, al fin lo encontré mediante una ayuda a la antigüita, la humilde asistencia del empleado del mostrador para información.

Había dos Apolos aquí. Uno más deteriorado que el otro, uno un poco más alto, uno todavía recargado contra el bloque de mármol, uno con más genitales intactos, con más definición del área de la cadera, con ambos pies, y perfectos dedos y uñas de los pies.

***

La turista japonesa fotografía a su amiga que agarra, o tal vez cubre, los genitales; oigo al guardia reír muy fuerte. Hombres, mujeres y niños deambulan, pocos se detienen a mirar el torso sin cabeza, pocos leen la cédula, pocos reconocen que ÉSTE era Apolo, que éste ERA el dios de la música y la poesía, hijo de Zeus, padre de Orfeo, uno de los doce Olímpicos, Dii Consentes. ¿A quién le interesa, esos dioses menores y héroes cuando Apolo está en la sala?

Y aún no encuentro a Rilke, un hombre que al menos en cierta forma o manera lo representa, su esencia, o un hombre que ha leído su obra, un hombre consciente de ese dilema llamado crisis de edad madura o de media carrera.

Me pregunto si arranco un pedazo de papel, escribo en letras mayúsculas negritas RILKE, y lo sostengo a la vista, se detendrá alguien y hablará conmigo, se sentará a leer conmigo ese poema, me hará preguntas al respecto, quizás intercambie algo acerca de sí mismo, una revelación hallada mediante este encuentro.

Si alguna respuesta a la más íntima interrogación del humano ha de hallarse en la Tierra, puede ser en estos pies, o en otra obra de arte, en este museo o en uno semejante, en esta ciudad o en otra metrópolis como las muchas que hay en este o en otros continentes.

Y hoy su torso
todavía está infundido de brillo en su interior
como una lámpara, en la que su mirada, ahora baja,
esplende con todo su poder.


Traducción  Benjamin Valdivia

Lola Koundakjian (Líbano, 1962) Poeta, traductora, artista plástica y periodista. Reside en Nueva York, EEUU.

martes, 18 de diciembre de 2018

Amelia Biagioni: Poemas


Amelia Biagioni


































Decir


1

Donde más digo menos digo.
Y si porfío sin cambiar de elán o polo o centro
enrosco ablando borro lo ya dicho.
Porque decir es un rayo y su sombra.


2

Tengo una herida siempre verde
que reconoce el filo
del nombre oculto en la neblina.


3

Cuando recibo una palabra inesperada
la retengo y vigilo sus diferentes porvenires
hasta que alguno de ellos
de pronto se recuerda se incorpora
y no hay palabra ya
sino un gran viento que me empuja.


4

Quisiera ensayar
el paso de lis
del fuego que sube al espíritu.


5

Persiguiéndome por los ríos
espero alcanzarme en el mar
y encontrar en mi infancia
un dios irresistible
un sonido que abra y cierre los otros
como un nocturno barco surcando un arpa.


6

Quisiera decir la pasión
aterradora del universo en la noche,
su ardiente abrazo que abandona.


Amelia Biagioni (Gálvez, Santa Fe, 1916- Buenos Aires, 2000).  En 2009 Adriana Hidalgo Editora publicó su obra completa.