martes, 25 de noviembre de 2014

Santiago Kofman: DESPUÉS DEL 31





Santiago Kofman



























Quequén
Villa Gesell y Cariló
el mar picado
y un rancho
cualquiera
en el  bosque
pinos
la pista de karting
Miramoishe, Ostende
Chascomús
un poco más cerca
Atalaya y las medialunas
fichines
forros en la arena
y Santa Clara
y Tres arroyos
y el cielo
y la manzana con pochoclo
capas y capas
de hojaldre

Balcarce, Las Nutrias
           y la piel hecha morrón
Valeria del Mar, Vivoratá
y barrenar en Telgopor
y la Esquina de Crotto,
y después
el partido de Tordillo
y las tierras inhóspitas
mas allá los médanos
con las tapas de barriles
que sirvieron a los indios
para hacer las rastrilladas
por la vía que va a Guido


Las toninas
las chancletas
los carozos de ciruela
Punta Sur del Cabo San Antonio
Punta del Este
del otro lado
Punta Alta
sí, garchar como perro
o como el lobo de mar
en la orilla de Punta Mogotes
en el medio
Las Armas, Dolores
Y un perro con la 10 del Barcelona
todavía falta

San Cayetano, Energía
Balneario San Cayetano
y General Pirán
o Coronel Pirán
o Sargento Pirán
no todo es alfajores
o churros bañados 
también hay
cornalitos
rabas
Necochea , Mar de Ajó
Palito Ortega
agua vivas y cumbianchas
la Bahía El deportista

           Maipú
Adidas
Lavalle
bandera negra
bandera roja
bandera blanca
aplaudir
insolarse
con la 10 de Mandiyú
el Tuyú
Claromecó
Pehuen-Có
y el casino
de suboficiales
del Hotel Provincial
la fábrica de pulóveres
la cajita de alfajores
conocer el mar
404 kilómetros
desayunar en Mar de Plata

Monte Hermoso
y atardece y anochece
con el sol en el mar
y no me quiero olvidar
del agua marrón
ni de las gaviotas
del bañero y la canción
del verano estancado en su cerebro
alguien en la orilla
se acerca a un caracol
y escucha:
"Papi, si no te gusta, vení en abril"


Santiago Kofman (Buenos Aires, 1983) Poeta, locutor, gestor cultural.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Jorge Rivelli



























la carta de tuñón

me desperté cinco veinticinco………..la carta que tuñón llevaba en el bolsillo del saco……..
salgo a las siete voy a hablar de poesía llevo el morral con el libretón meridiano la cross poemas y un libro de cardenal ………………. la carta que tuñón llevaba en el bolsillo del saco ................
si la noche me acostó
entre cena de arroz
& valpolicella
fue porque la lluvia
elevó la fiebre
de la tarde
en el invernadero
de la casa de campo
de tomás jofré
………………………….. la carta que tuñon llevaba en el bolsillo del saco …………….hay cierta dificultad en explicar porque hoy miércoles 14 de agosto la niebla ocupó el lugar de la resaca y todo lo que me rodea es limpio y fresco y la bruma es ahora en el estómago con + dificultad en el cráneo que la resaca del día anterior cuando hoy pude desayunar sano & celestial como trapense …………………………..
…..solía bajar gradualmente el pie en el acelerador la ruta desierta hacia mercedes
los fiambres del lugar…decía
…..tomé el subte a las ocho y cinco hasta la estación callao…..
y caminé caminé con el frío en las manos y la cara y pensaba
la carta que tuñón llevaba en el bolsillo del saco………………..
por qué perón le envió un comentario a leónidas del libro el saboteador arrepentido
…sonó el teléfono me dicen que en la cuarta de palermo gana perdomo…
se hacen cortas las tardes cuando acompaña el vino la lluvia la desmenuzada charla
de mulitas quesos y la revolución libertadora…………..
…..los reyes católicos y nietzsche son las piezas fundadoras del nacismo…
…………………………………………………………………………………………………………………………….
las figuras
los naipes y las figuras
los palos de los naipes
y las figuras
heraclio fournier
la figura de las barajas
el juego
………………………………la carta que tuñón llevaba en el bolsillo del saco…
…………………………………………………………………………………………………………………………………..
en el subte
una señora me habla de dios con énfasis
mientras la escucho
creo en dios
y después también
…la iglesia…
fui a misa varias veces y da paz……………………………………………
…….decía que el queso + el salame de mercedes son excelentes
siempre & cuando lo acompañes con valpolicella…………………..
apenas entramos a la casa de campo
las tres primeras mesas
las ocupan
un grupo de parroquianos
que juegan al truco
….tantean con porotos….como antes…
…el sol o la silueta del sol o los brazos y ojos del sol a esa hora
parecía que se filtraba por las ramas de los árboles
& acomodaba los naipes
hacía trampa……………..
…y dios es la luz que nos da la esperanza al salir a trabajar…
decía la señora del subte…
…soldados de la segunda guerra usaban máscaras de gas
que dick vio en dios cuando se le presentó en un cuarto de cielo…
…tu misión es perdonar a los pecadores…
…………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………..la carta que tuñón llevaba en el bolsillo del saco:
se conocieron en una calle
de berlín
un viernes a las cuatro y cincuenta y siete de la tarde
dora kaplán & herbert selpin
a los dos días fueron al cine a ver ladrón de bicicletas
y salieron abrazados….beso tras beso…..
…los condenados sueñan con fantasmas tan heridos como ellos
y  nunca están solos un perro los acompaña a todos lados…
…la intensidad de este breve romance quedará marcado en la historia…
dora y herbert se instalaron en un hotel de budapest…………………….
…la carta que tuñón llevaba en el saco: …la intensidad de este breve romance quedará marcado en la historia….
almorzaban tarde en alguna taberna iban al cine en la última función…evitaban la multitud
cenaban en el hotel …. paseaban por la ciudad beso tras beso……………..dejaron sus oficios sus funciones ……
la carta que tuñón llevaba en el bolsillo del saco:
queridos dora y herbert: la tarde que nos conocimos en alexanderplatz
fue el inicio de lo que para el poeta es materialización de la metáfora de la pasión
jamás voy a olvidar sus voces envueltas a años luz de la realidad cotidiana
y no me preocupa que el mundo pierda a un artista con destreza y al puño imantado de cambios revolucionarios
creo que viajo a mediados de agosto para alojarme en el mismo hotel de budapest
nos encontramos para volver a hacer realidad ese maravilloso poema………………..
la carta que tuñón llevaba en el saco nunca partió a su destino
al enterarse que a ella la ejecutaron en moscú
él se ahorcó en una cárcel de berlín ……………………………………………………………………………….
…camino a la giralda por un café
…se cruzan en mi cabeza tomás jofré la señora del subte y la carta que tuñón llevaba en el bolsillo del saco



J.R.-E.M. 2014
jorge rivelli (bs. as. 1954) publicó: un tiempo para matar- arché ediciones,  colección plaquetas (1991)-, movimiento en fuga – arché ediciones, colección plaquetas (1992)-, trompe l’oeil –arché ediciones (1994)-, hebra mojada en colaboración con alejandra mendé - plaqueta ediciones rebus, colección cuadro conjetural (1997)-; matambre –papel tinta ediciones, colección pluma fuente (2004)-; las calles terminan en los bares – papel tinta ediciones, colección pluma fuente (2005) - premio fondo nacional de las artes (2004)-; platos de agua / copas de fuego-homenaje a charles bukowski-, omero libros (2012); a mi primo sergio (el barítono) – omero libros, colección plaquetas (2012)-; baila baco baila, editorial la porteña, colección acento urbano (2013); manhattan gandhi, editorial la porteña, colección acento urbano (2014). formó parte de las antologías: legado de poetas ( poesía social argentina 1956-2006)- ediciones patagonia 2007- y poetas & putas -ediciones patagonia 2008-. de 1999 a 2009 dirigió la revista de poesía omero.







viernes, 21 de noviembre de 2014

Ignacio Di Tullio: Famiglia





Ignacio Di Tullio
























REPUBBLICA ITALIANA
Passaporto per l´ estero
7 Genn 1950

El padre de mi padre me mira fijo desde el papel amarillento. Quiere escapar de la fotografía. Su pasaporte dice manovale, figli di Enrico e di Giovanna. Pondrá manos a la obra, cruzará el océano, bajará de un barco. Con esa mirada podría arrancar orejas con los dientes. Quiere desgarrar, fornicar, comer tierra. Vulnerar el corazón de una nación. Un hombre capaz de comerse a otros.
¿Pero qué culpa tenía tu hijo de todo esto? ¿Por qué no puede pronunciar tu nombre? Me contaron acerca de las trompadas en las orejas. Y ahora a mi padre le falta oído para algunas respuestas.
En la foto de la renovación tampoco quiso hablar. Luce cansado. Viste saco y corbata, se ha sacado el bigote. ¿Cómo será vivir en las fotografías descargando golpes en la cabeza?
Yo debería poder decir nonno. Mi padre, hablar de vos. Pero tiene tu nombre empozado en una mano. Y cada vez que lográs escapar de las fotos, la cierra.

*

Recuerda siempre al hombre
que cada sábado te despertaba
para que lo ayudaras con la casa.
Decía para qué llamar a alguien
si el único problema
que no tiene solución
es la muerte.
Recuerda su cara crecida de sombra
y los ojos achinados
por el humo del cigarrillo.
Subía a altillos y tejados
pero lo esperabas al pie de la escalera
con la caja de herramientas.
Fuiste su instrumentista.
Odiaste a ese cavernícola
que decía dejá y pedía
que le alumbraras con la linterna.
Parecía que no enseñaba pero recuerda
cuando arreglaba las cosas
te pedía que lo acompañaras.
Recuerda
su catequesis

*

Mi padre se da cuenta de la muerte de su madre

Estaban tus nietos, tu nuera.
Estaba tu hijo, el que no lloraba,
y no muchos más.
Tu familia te había sobrevivido.
Te miraban pasar adentro de un cajón,
el cuerpo de la matrona más gorda del mundo,
la gran ballena blanca
que el calor de un horno
volvería a convertir en polvo.
Sin saberlo, mi padre citaba a Auden:
“Fue mi papá, mi mamá,
 mi socia, mi amiga, mi esposa”.
Después, lo perdí de vista
hasta que alguien me tocó el hombro.
“Andá con él”. Y entonces
vi el maleficio roto.
Lo vi llorar a los gritos contra una pared.
Ese día, mi padre
vació los bolsillos del mundo,
desacreditó a todos
los señores del jurado,
con la sentencia más lunfarda
jamás conocida.
“La puta madre -dijo-
todos dicen qué lástima,
todos hablan, pero nadie sabe
qué cagada
que se te muera tu vieja”.  

*

Mi padre elige frutas en el mercado.
Detuvo su coche camino al trabajo
para bajar a tocarlas.
Desoye las recomendaciones del vendedor:
sus manos sabias bien educadas
prescinden de consejos
saben que se someten a una cuestión moral.
Presiona con sus yemas la piel de un durazno,
verifica la blandura de su carne.
Después pesa una pera en el hueco de su palma.
Con la otra mano envuelve  una ciruela
y se adueña del mundo.
También su padre elegía las frutas camino al trabajo.
Entraba con mi padre y sin decir palabra
sujetaba una fruta en cada mano, las pesaba
y lo educaba en el ejercicio de la duda.
Era una escolástica muda y presencial.
Las frutas maduras siempre son las más dulces:
Ahora es mi padre quien deja caer el proverbio.
No me mira al hablar. Piensa en voz alta
y espera que me agache a recogerlo
y lo elija, si quiero.

*

El arquitecto

Los domingos al mediodía
el hombre encendía el fuego.
Sus hijos ya crecidos
tenían edad para conseguir
sus alimentos, pero el hombre
acomodaba cuidadosamente
las maderas. Medio cuerpo
adentro de la parrilla.
Poco papel y mucha madera
las palabras brotaban del interior
de la cueva. No miraba a nadie
sólo hablaba y dejar siempre
espacio para que entre el aire
así respira el fuego
Así respira el fuego,
eso decía. Debajo de la parrilla
ha edificado una prolija
vivienda inflamable.
Nosotros ya conocemos
el resto de la historia:
al terminar de hablar
el hombre incendiará
palabras y casa
--el holocausto de costumbre—
y desde la mesa todos sentiremos
lástima al ver arder la bella casa.
Pero en el día del señor
esa es la ofrenda del hombre,
el precio que le pone al hambre
que él mismo inventa.
¿y si no agarra? preguntamos.
Sonríe. La vista
clavada en su obra. Un arquitecto.
Va a agarrar, responde.
Y enciende un fósforo.

*

Pienso en mi padre:
cuarenta años visitando la misma peluquería,
retomando las cosas, su callado ritual.
Ese hombre golpea siempre en el mismo sitio:
trabaja para tener las manos limpias,
escribe el largo poema de su reincidencia.
Otra vez, mi padre.
Confiándole su vida a un desconocido,
cortándose el pelo:
hay dos tijeras que silencian muchedumbres a cada susurro;
dos filos parecidos a dos riesgos cualquiera.
Y una inocencia reflejada en el espejo.
una inocencia de humano abatido:
casi una resignación.
También un peluquero, hace cuarenta años,
viene escribiendo el mismo poema.
Allí se marcha mi padre. Está vivo una vez más.
Cierra la puerta a espaldas de una fatiga de tijeras
y de un hombre de manos limpias que barre los cabellos
de los hombres.
*
Después de cenar se recuesta en su silla
y repite el ritual. Sin sacarme los ojos de encima
los dedos largos buscan el paquete. 
Ya en su boca, mientras habla
el cigarrillo se mueve hacia cualquier lado,
las palabras salen como pueden.
Después de un rato así, lo aprieta bien
entre los labios y acerca cigarro y boca
a  la llama del encendedor.
Y en una mismo gesto técnico
la boca se le llena de humo
la brasa queda ardiendo fuerte
apoya el encendedor sobre la mesa.
Envuelve la rodilla con una mano,
el brazo que cuelga sostiene el asunto
entre el índice y el pulgar.
Y cada vez que quiera fumar, va a apoyar
casi todos los dedos de la mano sobre el cigarrillo
y va a repetir esa pose de galán maduro
los ojos entrecerrados
para evitar que les entre humo
y va a mantenerse así
a lo largo de toda la conversación.
Sin moralejas. Sólo cenizas.
Las maniobras tranquilas de mi hombre viejo
y sus dos cigarrillos diarios.

*

Hay un plato de fideos olvidado
enfriándose sobre la mesa.
Siempre decías que era una ofensa
no comer lo que a uno le servían.
Nosotros limpiábamos los platos
en nombre de tu hambre.
Aquella noche estabas del otro lado de una puerta
en una cama de hospital
esperando que se desarrollara el trámite.
Un pulmón fuera del cuerpo te ayudaba a respirar.
Mi madre tomaba tu mano derecha
 a mi padre le había ganado el sueño.
Yo envolví tu otra mano
y me gustó pensar que aún ausente
los dedos se te cerrarían apenas.
Recordé cuando de chico me veías venir
corriendo hacia vos.
Decías mi amore: me llamabas como al amor.
Entonces noté que por primera vez en mucho tiempo
respirabas por tu cuenta
la boca abierta
como queriéndote meter
todo el aire de aquella noche.
Cerré los ojos
para buscarte en esa oscuridad
que habitan los que se van.
Me escuchaste.
Abriste un poco más la boca
y empezaste a respirar el alma hacia afuera.
Todavía hoy escucho esa música pareja y regresiva
y vuelvo a recordar que sos mi nonna.
Cuando abrí la boca, sonreías:
En el fondo te daba gracia
esa burda retórica con que van cargados
los adioses.
Mi madre bajó la mirada.
Despertá a tu padre y avisále, dijo.
Pero mi padre está tranquilo en su sillón de acompañante.
Apenas lo toco se despierta y sonríe.
Viene de encontrarse con vos
en ese lugar oscuro y último
donde las madres despiden a sus hijos.
Afuera, algo había cambiado:
En un hospital alguien había aprendido a respirar,
en tu casa las cosas empezaban a dejar de pertenecerte.     

*

El sudor de mi padre
Cuando yo tenía siete años, todas las mañanas después del ejercicio, mi padre dejaba su remera colgando del perchero, secándose. Mientras se duchaba, yo entraba a su habitación y olfateaba con curiosidad biológica. Varias veces al día regresaba a comprobar cómo variaba el olor del líquido seco en su ropa. No tenía la violencia del uniforme de los desconocidos. Con el correr de las horas, la ropa de mi padre se transformaba en el sudor seco de sus respiraciones. Mismas ropas, vueltas a sudar, cada día, durante semanas. Otras veces, después del trabajo, en sus camisas, la calle: los lugares donde había estado. Cuando yo tenía doce años, en la intemperie seca en su ropa, la esencia densa y concentrada de quien él era. Mi padre, sus jugos: no recuerdo el día exacto en el que todo el proceso se convirtió en un solo aliento. El día de la transpiración: agua y palabras brotando de una misma sangre.


Ignacio Di Tullio (Villa Adelina, Buenos Aires, 1982) Poeta y ensayista.  En poesía ha dado a conocer Abrazo a la distancia (2006) y  Famiglia, (2010).  En ensayo publicó La música sin nombre (2013) una selección de ensayos escritos para diversos blogs literarios