viernes, 6 de enero de 2017

Novedad, Alción Editora, Gregory Corso

Versiones Esteban Moore, 170 páginas, Córdoba, 2016.

César Panza: Poemas




César Panza
















 


Repuesto del IV arcano

                                                                                                         A Carlos Osorio G.

No necesitaba que le informasen de nadie, pues él conocía muy bien el interior del hombre.
Juan 2:25

ellos no lo saben, pero lo hacen
K. Marx



El revés del Arte,
la parte de atrás del lienzo,
el interior de una escultura,
la inversión de silencio por sonido en el canto,
el vacío que hace cuenco del vaso:                                 
allí es donde vivimos la Mayoría.

Sea por ejemplo
que un mago dibuja a un hijo del Hombre
en la parte de atrás del escudo que reposa en el piso,
Junto al trono del perdido Poder terrenal,
Sobre la cabeza del águila,
Saludando y celebrando a la Vida.

No es que ese fuese un designio sino más bien
la adivinación de los pasos de quien
fue puesto a mirar en sentido
contrario hacia donde avanza la Fuerza
que domina a las células de la Materia,
y que impone orden y orientación.

Mira desde allí volteado a todos los tejidos que
doblados o doblegados sirven de peldaños
a los órganos ascendentes que respiran al
afirmar y negar, discutir. Y actuar.
Con todas las voluntades que han cedido se erige un Sistema
que su Fuerza consiste en lo que las iguala entre sí.

Mas desde allí de espaldas a la Justicia
las sombras que cetro y corona proyectan sobre
la respiración descendente de un cuerpo fluido
ocultan las formas de azar de una partícula creativa,
los accidentes de un ser que habita una habitación cuadrada y que inventa
de acuerdo a la solidez y demás virtudes circulares de los Elementos.

Por grande y poderosa es oculta y cifrada
la ciencia de la Verdad, que entra al movimiento
y con las manos de artesano revela no pocas leyes que lo gobiernan,
aunque solos tan solo podamos verle una sola cara,
aunque tan solo solos se le viva como a una guerra sagrada:
un Universo que no se cierra, que no tiene reversos.


Blaise got the life
contra la lógica Port Royal

Somos algo y no somos todo; aquel poco que poseemos de ser nos impide el conocimiento de los primeros principios que nacen de la nada; y el poco ser que tenemos nos esconde la vista del infinito.
B. Pascal

Odiarlo al algo
Molécula enterada de nada
Parte aparte del Todo
Conjunto de fórmula mal enunciada    
Odiarlo todo en carruajes, noches y Láudano
A veces rojos, de alguna forma ostentosos
A veces negro el deseo de portento Ferrari
            La furia de las mujeres de Mdme. Mercedes
                        rodeadas de pumas azules, envueltas completas/ plateadas ADIDAS
                                   hules naranjas, terciopelos blancos & encajes azules
Gritándole a mil poddles con el pelo sucio/ revuelto
            en los vellos secretos
                        embarrados con las secreciones
                                   del origen del Alma
                        moscas y luces del éxtasis
            máscaras de neón para adormecer al tedio
para no ver al continente desplomarse-estroboscópico
agitarse epiléptico
una tierra con los ojos expuestos
tan catalépticos
que odio por ser extensión
            y el Infinito solo definible por comprensión
Odio a lo ajeno, a la fama de pensador
Disgusto por el algo, a veces, que de alguna forma expulsa al Ser fuera de mí:
A ese algo dentro de mí
Algo que de seguir pensando así
No podré jamás seguir:
FUEGO!
Dame algo real
que no podré jamás seguir
de seguir pensando así
el vicio de
UnusquisquesibiDeumfingit. UnusquisquesibiDeumfingit.UnusquisquesibiDeumfingit.UnusquisquesibiDeumfingit.UnusquisquesibiDeumfingit.UnusquisquesibiDeumfingit.UnusquisquesibiDeumfingit.UnusquisquesibiDeumfingit.UnusquisquesibiDeumfingit
(CCLVIII)
Invento para
Odiarme tanto triste, algo y nada
Odiarme al embeleso de un arcoíris
Elemento neutro entre dos infinitos
A veces algo, embebido en los besos
            de las damas triangulares
                        a la vista de las cámaras
                                   en el show a la brasa de la impudia
                        de ganaderos, soldados, comerciantes y asociados
            al aplauso por las gracias de un araguato verde bailando
en el circo de las ciencias físico-matemáticas:
Odiarme limitado
Odiarme poligónico,
odiarme calculadora de posiciones.

Y luego… no poder soportar mañana
La incapacidad de olvidar
olvidar la corrupción
la corrupción de la carne
la carne rota por la hoja de explosión
la explosión que admite la fórmula
/ no la definición (jamás La Definición)
de un estado en transición:
Padre de Abraham, Padre de Isaac
Apaga los ojos del gran Visor
Ocúltame de su saña
Dame algo más que el pensamiento
Dame algo qué sentir
sino esta mierda /ínfima/ va a seguir

God begs me, the more I see the light, who wants to see? God told me, I've already got the light, oh I say God begs me, the more I see the light, who wants to see? God told me, I've already got the light, oh I say God begs me, the more I see the light, who wants to see? God told me, I've already got the light, oh I say God begs me, the more I see the light, who wants to see? God told me, I've already got the light, oh I say

Dios del Sol, Dios del Agua:
            Se han roto los prismas
            Ya no quiero ver la luz
            de consortes habituados a las arbitriocracias,
            lo entrego todo aquí
            renunciando a descifrar el álgebra delas ideas y las palabras
            que alientan, tu regalo, mi vida
No soy nada y te pido
Ten piedad de mí

Cada día veo a sabios y perezas
Ebrios cunaguaros de poder en sí
Me han mostrado sendas tersas
Osos frontinos torpes en un set de TV
-Espectáculos!
Mientras apartaban picures la producción de mí
Y me he visto tan vacío
que adentro blandía cuchillos metafísicos, Ay Infeliz!
Abismo que nadie ha de ver
Cadalso de geometrías infantiles
Así, que bailan así, así
            Bestias que piensan& no sienten nada
-Mentiras!
DIOS
Vivo estoy & vivo digo:
Sácame de aquí
de los cuartos de perdidos
que no son ni sabios ni filósofos
Permítenos enseñar a leer y a escribir
FUEGO
Toma mi carro y dinero
No venderé nuevamente mi verbo
 Y llévame
Dios de Jesucristo:
solo por los caminos que por Evangelios
con la cruz en el pecho
se ha de vivir
y si acompañado
con el color del pensamiento de cualquiera
ponme a servir la mesa con elcáliz de humo
yel pan de los hermanos, que sea saludable
y sagrado
Guardaré silencio entretanto
Señor, ten piedad de mí


César Panza, Venezuela, 1987. Poeta, docente, editor y traductor. Licenciado en matemáticas por la Universidad de Carabobo, Panza se desempeña como miembro del comité de redacción de La Tuna de Oro y de la revista Poesía del Departamento de Letras de la Universidad de Carabobo, Valencia, Venezuela. 

lunes, 26 de diciembre de 2016

Charles Bukowski: 2 poemas








las chicas del hotel green

estas chicas son más bellas
que las estrellas
de cine
y se tienden sobre el césped
tomando sol
y una  de ellas
está sentada
viste una pollera  corta
y tacos altos, sus piernas
cruzadas
exponen milagrosos
muslos.
un pañuelo le cubre la frente
y fuma
un cigarrillo largo.
el tráfico pasa
lento
casi deteniéndose.

las chicas ignoran
el tráfico.
están medio dormidas
bajo el sol
de la tarde
son todas putas
todas putas sin
alma
y son mágicas
pues nunca mienten
no mienten
sobre
nada.

me subo a mi auto
espero que el tráfico
me deje pasar
y atravieso la calle
hacia el hotel green
hacia mi favorita:
ella
está tomando sol
sobre el césped cerca
de la vereda.

“hola,” le digo.
ella
gira sus ojos
que brillan
como
diamantes 
de utilería.

me mira.
su rostro es
inexpresivo.

desde la ventana
del auto
le lanzo
mi último libro de poemas
que cae a su  lado.

embrago
pongo primera,
y me
alejo
despacio.

esta noche
habrá algunas risas,
estoy seguro.

 

Algunas de mis lectoras


me sentía bien al salir
de ese café exclusivo en Alemania
aquella noche lluviosa en que
algunas damas se habían enterado
de que yo cenaría allí
y cuando caminé hacia afuera bien comido
y bien bebido
las damas
esas damas estaban reunidas
en la vereda de enfrente
y blandían carteles
y me gritaban furiosas
pero lo único que pude reconocer en los carteles
y en los gritos
fue mi nombre y apellido

Le pregunté a un amigo alemán que era
lo que decían.

“te odian,” me dijo,
“pertenecen al Movimiento Alemán
de Liberación Femenina...”

me detuve y las observé, ellas eran
verdaderamente bellas y gritonas,  yo
las amo a todas, pensé, me reí, las saludé,
y les tiré algunos besos.

luego mi amigo, mi editor y
mi novia me hicieron subir al auto;
el motor arrancó, los limpiaparabrisas
comenzaron su ir  y venir
y mientras nos alejábamos bajo la lluvia
me di vuelta para mirarlas
allí paradas en ese clima terrible
blandiendo carteles y puños.

era lindo ser reconocido
en mi país de nacimiento, eso
sobre todas las cosas
era lo que importaba ...

▲▲▲


de regreso en la habitación del hotel
descorchando junto a mis amigos
botellas de vino


las extrañé
extrañé a esas furiosas
mojadas
apasionadas
damas
de la noche.

(Versiones Esteban Moore)






























Gary Snyder: Flotando




























Flotando en un bote pequeño
suavemente sobre las aguas, nos  sacudimos con cada ola,

otra piel que se desliza sobre el agua
colgada del mar  y el firmamento

montañas verdes transformándose en nubes
que pasan, se deslizan lentas

el canal de agua salada -dos millas de largo-
chupa,  se arremolina con la marea,

el kayak  se parece a la caparazón de un grillo-
                a los huevos vacíos de una araña,
a los filamentos secos de las algas,
a la  mudada seca piel de una víbora,
a la espuma sobre el labio de la ola,

tiembla sobre la membrana
remamos hacia adelante, remamos hacia atrás,

cruzamos en ángulo alejándonos
de las turbulentas aguas bajas

la montaña se desliza, la luna se desliza,
las aguas giran juntas,
la orilla cercana corre hacia adelante,

remos de kayak, idénticos, rotan y brillan como alas
arrojan espuma,

no estamos en ningún lugar
pero quizás aquí

cielo y aguas cosidas juntamente
al aullante vuelo parejo de las aves ostreras
al deliberado batir de alas de las gaviotas
al surgir de cabezas de los aranes desde los mundos submarinos
a las cabezas de las focas sumergiéndose en ellos
a las erráticas zambullidas de las golondrinas de mar
al gorjeo y graznido y gorgoteo  de los cuervos
en la lejana efusión de los alisos;

el viento sopla hacia el oeste, la marea se dirige al este,
nosotros remamos hacia el este-sudeste
el mundo es un apurarse de alas y aguas,

laderas arriba el glaciar de la montaña pierde
su hielo derretido sobre la grava en un  suave y lejano  rugido 
que se reúne con ese mundo de gritos y silbidos de la caleta

(todo este reino estaba bajo extensos campos de hielo,
en los tiempos en que mi padre conducía su cuadrilla
a la zafra de la fresa y la mora en Puerto Orchard)

los glaciares se desplazan y murmuran como las mareas
bajo las persistentes corrientes cruzadas
el tamborileo  constante de las alas de los pájaros
llenas de propósito, intenciones,
todo para qué
en el golpe del remo
en el torbellino que flota
somos dos almas en un solo cuerpo
dos pares de alas, nuestros remos  se balancean
allí donde la tierra se encuentra con el agua con el cielo

allí donde los jueces y los que hacen discursos, y las actrices y los carpinteros,
dejan caer sus máscaras y continúan como eran,
como petreles, gansos, aranes, gaviotas, pescadilla
cornalitos

en el mar correntoso oscuro absorbido por la marea,
flotando en el entramado

de nubes, hielo, mareas, llamados
-sólo estar aquí!

El pequeño bote de piel.

(Versión E.P. KirK)