lunes, 27 de febrero de 2012

Sixto Pondal Ríos: Himno a “South America”.

Sixto Pondal Ríos (1907-1968)


























¡Oh, continente sudamericano!
Continente aromático,
oloroso a café, a cacao y a yerba mate.
En tu triángulo inmenso nada falta:
selvas sofocantes donde los árboles inmóviles
chorrean sombras verdes y serpientes húmedas;          
desiertos sobre los que el sol calcina blancas calaveras;
nidos de horneros y viviendas humanas
                                     /hechas con barro y con paja
y modernas ciudades en cuyas terrazas
bailan los millonarios a la luz de la luna.

Oh, continente nuestro,
cálido y perfumado,
donde hay grandes palmeras en los jardines de las casas de gobierno
y ordenanzas negros en los pasillos de las cámaras.
Continente de los Shorthorn campeones
y de los niños con raquitismo,
donde los representantes de las empresas extranjeras
usan mentalmente cascos de corcho,
como en el África.

En tu triángulo inmenso nada falta;
estancias con piletas de natación
y provincias con pantanos llenos de mosquitos del paludismo.
También hay funcionarios que piensan en divisas
y dictadores mestizos que llevan el pecho constelado de medallas de lata.
Oh, continente penumbroso y tibio,
patria adoptiva de la silla hamaca y de la siesta,
donde el frecuente tiroteo de las revoluciones sobresalta a los pájaros
y da lugar a nuevos aumentos de la deuda externa.

Nada más justo que la tristeza de los cantos
que a veces ruedan por tus caminos polvorientos.
Folklore de andrajos, de suciedad y pobreza
que es mostrado con gran satisfacción a los turistas,
acostumbrados a paladear el color local como si fuera un refresco.

No hablemos de tus guerras, porque ellas se hacen
por cuenta de las naciones más civilizadas.
Hablemos de los indios, que venden cacharros en las estaciones
mientras son fotografiados desde lujosos coches pulman.
Hablemos de los peones descalzos
Y de los presidentes hechos a dedo que pronuncian vibrantes
                                                 /discursos a favor de la democracia
mientras hay periodistas presos en comisarías con cortinas de paja,
en cuyo patio el comisario toma mate y se hace leer el diario por el sargento.

Pero no importa, el porvenir es tuyo.
Cercan tus horizontes riquezas prodigiosas:
metales tan abundantes que su brillo
deber ser visto por los pájaros, desde arriba;     
inmensos plantíos donde el viento se revuelca como un potro
y maestros mestizos en  escuelas de adobe
enseñando palabras   
que luego repiten los labios gruesos de los negros
y las bocas sin dientes de  los indios.
No en vano sale el sol cada mañana.

Tierra pintoresca y querida, a la que amamos a pesar de todo
como a un pariente ridículo.
Siempre habrá papagayos en tus bosques sonoros
y grandes hojas acuáticas flotando en los estanques;
pero algún día, tus aguas
reflejarán, al pasar, una vida más noble
erguida en sus orillas.

Los países se parecen a sus banderas.
Te cubren  intensos rojos, verdes y amarillos
de tórridos paisajes tropicales,
repetidos en cálidas enseñas.
Y más al sud, celeste,
celeste y blanca, ya con los australes
témpanos en el centro de tu insignia,
mi dulce patria, pálida.

Desde  aquí,
bajo el brillo de las últimas estrellas,
en el umbral de mi provincia,
donde empieza
la selva,
la nodriza mestiza,
la siesta,
el tum tum de tus bombos
y la gente color tierra,
te dedico este canto de esperanza,
mundo nuevo y tan viejo, tumba y cuna,
patria grande, patria de mi patria,
Sud América.


Sixto Pondal Ríos (San Miguel de Tucumán, 1907- Buenos Aires, 1968). Poeta y guionista de cine. En poesía publicó: Balada para el nieto de Molly (1928); Amanecer sobre las ruinas (1933, reedición 1935) y Los rostros transparentes (1959). Entre los muchos guiones y argumentos, más de sesenta,  que escribió para el cine se destacan: Los evadidos (1964); Plaza Huincul (Pozo uno) (1960); Zafra  (1959); La morocha (1955); Para vestir santos (1955) ; Mercado de abasto (1955);  El muero falta a la cita; Los martes orquídeas (1941); Héroes sin fama  (1940); El viejo doctor (1939); Kilómetro 111  (1938).

martes, 21 de febrero de 2012

Allen Ginsberg: Vos no lo sabés.





Allen Ginsberg (1926-1997)



 











En Rusia el tirano cucaracha bigotes se comió 20 millones de almas
y vos no lo sabés, vos no lo sabés
En Checoslovaquia la policía se comió los pies de una generación que
                                                                                      /no puede caminar
y vos no lo sabés, vos no lo sabés
En Polonia la policía del estado cáncer del doble agente creció tan grande
                               como el Frankenstein de la Iglesia Católica el estado
                                                                               /mismo un Barco Gulag
y vos no lo sabés, vos no lo sabés
En Hungría los tanques rodaron sobre las palabras de Políticos Poetas
y vos no lo sabés
En Yugoslavia los partisanos de la resistencia de la Gran Guerra Patriótica
contuvieron al Gran Ejército Patriótico de la URSS
y vos no lo sabés,
vos conocés a Tito pero no lo sabés
vos decís que no lo sabés cuando los exiliados de Europa del Este se quejan
                 acerca de que algún día habrá una Nicaragua Gulag
porque vos no lo sabés fue la Unión de Escritores intelectuales de Moscú
                  Vilnius Minsk Leningrado y Tbilisi
que dijeron “Invadan Inmediatamente” su Maldición lanzada sobre tu Revolución
No vos no lo sabés no es el Suplemento Literario del N.Y. Times es la bohemia
                                                                                                                /Cracovia
Praga Budapest Belgrado Berlín Este
diciendo y vos no lo sabés, vos no lo sabés
Bella Akhmadulina a la luz de las velas: “poeta Norteamericano nunca conocerás
                     la tragedia de Rusia”
Ni vos General Borge Padre Cardenal Vicepresidente Rodríguez ustedes
                      dicen que no lo saben
No pueden saberlo demasiado ocupados con la Guerra Yanqui Peor que la memoria
                                                                                                                      /de Stalin
Eso sí lo saben, sí Uds. lo saben

Pero Uds. no lo saben pero sí lo sabrán
sí lo sabrán dijo Lenin
la primera vez la Historia como tragedia Segunda repetición pura Comedia
o fue ¿Trotsky? ¿Marx?
Non pasaran susurrado desde el Elba, dientes intelectuales castañeteando
                         sobre el Danubio y el Vístula
Las campanas de la iglesias ahogadas en las aguas del Volga condenadas
                          por los comisarios ingenieros, el agua de los ríos evaporándose
                                                                      /rápidamente antes de llegar al mar
el leñador de la Taiga llorando sobre “aburridos panfletos” que produjeron sus bosques
Los Kulaks agitan calaveras y huesos en la creación del semillero de una nueva agricultura          
                                                                                                                             /milenarista
ya sea en 1980 en los 90’s o en el 2000
con el ectoplasma de Lysenko que provee el amoníaco para producir cereales para el Kasha
Vos no lo sabés Castro intelectual gordas nalgas en el Sillón del Poder un cuarto de siglo
arrancándoles con los dientes las bolas a los maricas, revisando a hurtadillas el escritorio de          
                                                                                       /Manolo para leer mis cartas de amor
obligándole a Heberto Padilla que se coma tus discursos Vos no lo sabés es un adornado         
                                                                                                                             /chisme
                        entre las revistas intelectuales francesas que vos hojeás como lo hace el   
                        vicepresidente de Nicaragua
entre las guerras con los Yanquis del Norte y banquetes con cerdos y ron luego de ver
                        el noticiero vespertino-
                               
                                                                                                               Vos no lo sabés
los chismes pesados de Madame Mandelstam, los prisioneros grises de Eugenia
Ginzburg cagándose unos encima de otros en la bodega de un barco
que parte de Vladivostok  navegando las heladas aguas siguiendo la ruta
del millón de afiliados al partido  viejos amigos bolcheviques de Lenín hacia
los charcos congelados y las hambrientas riberas del Kolima
donde los esqueletos se golpean mutuamente para mantenerse con vida Vos no lo sabés

Y ellos no lo saben, Aksionov Škvorecký Romain Rolland Ehrenburg
Fedorenko Markov Yevtushenko–
no saben  de los Escuadrones de la Muerte en la noche ni de los garrotes sobre el           
                                                                                                         /empedrado no
las orejas cortadas, cabezas partidas al medio en El Salvador no saben del millón
de indígenas en las Aldeas Modelo en Guatemala–
No saben de los 40.000 vientres abiertos a cuchillo por los asesinos de d’Aubisson
                               para complacer a los Cristianos Renacidos de Tejas,
no saben de los Yanquis llevándose el té y el dinero de la aduana en 1916, el
                               intercambio por el opio chino
comercializando bananas  a Europa para controlar los impuestos en Managua y Shangai–
no saben del holocausto en El Salvador hace 25 años 30.000  muertos de bala en una     
                                                                                                                                /semana
por pensar Izquierda-Rosado- Triángulo-* vincha amarilla y roja volados por el peyote
y vos no conocés la Imaginación que salta como una rana en los estanques de los        
                       monasterios comunistas–
No sabés que confesás como una babosa revolviéndose en una caja de fósforos llena de sal
No sabés del Solitario, Capo Lésbico ordenándole a la Princesa Estrella de cine que
                       exponga su––––––––
y su rosado delicado–––––––––––– y sus firmes–––––––––a los falsos
perros de la Ideología Sonidos de pedos con pijas grandes  Whip-Plip-Plip-Plip-
Plip-
Metésela por el culo con Dinamita No sabés de los Marines en el baño de la casa
                        de tu madre
No, no lo sabés nosotros no lo sabemos sólo los estúpidos trovadores norteamericanos
                        saben de los intolerantes charlatanes ascendiendo
con millones de copias de la revista Selecciones
y fotos ampliadas de una traducción en miniatura de la Biblia Morava
Pongo en el bolsillo de mi camisa mientras sudo mis ojos que se cierran al tiempo que el   
                                                                                                        /enemigo se aproxima
para caer dormido y roncar Acaso yo no lo sé


*En los campos de concentración Nazis los homosexuales eran identificados con un triángulo de tela rosada que debían usar sobre el lado izquierdo del pecho.

(versión Esteban Moore H.)






Allen Ginsberg (1926-1997) Poeta, músico, ensayista, gestor cultural y social. Fue sin duda una de las personalidades del siglo XX, uno de los poetas que establece el tono definitivo de la poesía norteamericana, dejando su marca e influencia en la literatura contemporánea. Reconocido además como uno de los padres espirituales del Flower Power y del hippismo, movimientos sociales que se extendieron por el mundo entero. Tuvo una participación activa en los grupos que se opusieron a la guerra en Vietnam, se asoció al Movimiento por los Derechos Civiles y dio su apoyo a todas las organizaciones defensoras de la libertad de expresión. Las minorías étnicas, sexuales y religiosas hallaron en él una voz solidaria dispuesta a hacer del compromiso una razón de vida.
Recibió premios, honores y becas, éstas no le impidieron convertirse en una de las fuentes de mayor energía creativa de esa comunidad de mentes lúcidas conformada por los beats y el administrador de lo que muchos en tono burlón bautizaron como la Empresa Allen Ginsberg (“Allen Ginsberg Industries”).  En la década de los 60 su interés por la música popular lo llevó a conocer a los Beatles y desarrollar una amistad con ellos, particularmente con John Lennon. Compartió el escenario con The Fugs y Jefferson Airplane. Bob Dylan, lo incluyó en una de sus extensas giras por todo el país (Rolling Thunder Review). Sus intervenciones en radio y televisión, siempre controvertidas y espectaculares, lo convirtieron en una figura pública, hecho que aprovechó para hacer conocer su poesía y la de otros autores admirados por él.
En los años setenta fundó junto a Anne Waldman una escuela de poesía alternativa fuera de los ámbitos tradicionales de enseñanza, un sitio donde los poetas pudieran transmitir su experiencia. La llamó “The Jack Kerouac School of Disembodied Poetics”.
En octubre de 1955, siguiendo la recomendación de Rexroth, el poeta organiza una lectura de poemas en la Galería Six, una pequeña galería de arte cercana a Embarcadero, donde exponían su obra los artistas jóvenes de la ciudad y ocasionalmente se realizaban conciertos y lecturas de poemas. Leerían allí su trabajo la noche del 7, McClure, Snyder, Whalen, Lamantia y Ginsberg. Rexroth se habia ofrecido para oficiar de maestro de ceremonias. Entre el público estaban Ferlinghetti y Kerouac.
Esa noche, que luego sería llamada por la prensa local la del “Renacimiento poético” de San Francisco, Ginsberg leyó un texto sobre el cual estaba trabajando hacía algunos años y que no tenía intención de publicar: Howl (Aullido). Ya Nada habría de ser  igual en la poesía contemporánea.

sábado, 11 de febrero de 2012

Ed Sanders: Creeley como terapia.

Ed Sanders

















Publicó un aviso en la sección Salud
del periódico local:
“Cure sus crisis mentales con Creeley”

Y sabés qué
doce personas pagaron  c/u 175 dólares
para asistir a un taller durante ocho semanas

Suma suficiente para hacer algunos arreglos en la casa!!

Los hacía sentarse cómodamente
las sillas en un círculo
cada uno de ellos sosteniendo en su manos
la Poesía Completa de Robert Creeley 1975-2005
luego los hacía abrir  el volumen
                              / en una página cualquiera
leer en voz alta
                                                              y discutir
                                                              la sensación curativa
                                                              de las palabras
y cómo éstas se relacionaban
con la crisis personal del lector
                                  
Y funcionó!
Las sonrisas resquebrajaban el círculo
y algunas veces las lágrimas!

Le rogaron  que repitiera el taller
especialmente en esas fechas en que el año
se arrastra hacia
una triste Navidad


Ed Sanders (Kansas, Missouri, EEUU,1939). Poeta, narrador, músico, ensayista, crítico, periodista, inventor de instrumentos musicales, ecologista. Ha dado a conocer entre otros títulos: Poem from Jail (1963; Peace Eye (1966); Investigative Poetry (1976); 20,OOO A.D. (1976); Hymn to Maple Syrup & Other Poems (1985);Thirsting for Peace in a Raging Century: Selected Poems 1961-1985 (1987); Poems for Robin (1987); America, A History in Verse, Vol. 1 1900-1939(2000); The Poetry and Life of Allen Ginsberg (2000); America, A History in Verse, Vol. 2 1940-1962  (2001); A History in Verse, Vol. 3 (1962-1970) 2004. La crítica lo ha considerado el nexo entre la Generación Beat y los hippies.




Miguel Márquez: Poemas.

Miguel Márquez

















El pájaro del árbol canta claro, escribe
Unos versos con ramas en el pico, nos salpica
Cada vez que raya el cielo, y a su manera
Hace lo suyo para que el mal no se lo lleve todo.


***


Las aves que nos distraen cruzan el aire
Con regalos que no podemos soportar,
Crepúsculos otoñales de la infancia,
Amaneceres que no veremos jamás.


***

Crudeza del rostro que de las islas viene con sal
En la memoria, con lámparas, con historias,
Barcos serios que navegan en el océano, y gentes,
Que aún se oyen, entre el ojo y la boca.


***


La vida transcurre entre la casa
Y el péndulo que en suspenso mantiene
Una aproximación sin sustento,
Un laberinto sin promesas.


***


El cuerpo de mi amada tiene
Todos los sustantivos del mundo: hierbabuena,
Cacao, maíz, avena, azúcar, nuez moscada,
Junto a ella, es difícil pensar en el Apocalipsis.


***


La belleza es cruel
Como la venganza,
Física y química,
Siempre la exactitud.



(Textos pertenecientes a Reserva y Esplendor

gentileza de Unión Libre- Enrique Hernández D’Jesús)




Miguel Márquez (Caracas, 1955) Poeta, gestor cultural y editor. Ha publicado: Cosas por decir (1982); Soneto al aire libre (1986); Poemas de Berna (1992); La casa, el paso (1991); A salvo en la penumbra (1999); Linaje de ofrenda (2004); La memoria y el anzuelo (2006).